Crecer duele

open arms

Llega el momento en nuestras vidas en el que nos volvemos selectivos. Nos enfocamos en ser felices y obviar  tanta negatividad. Lo que deseamos es vivir feliz, en paz y amando, pero a veces no es tan fácil como parece. En el camino va a haber todo tipo de persona, las que te facilitan el camino y las que no. Lamentablemente, hay veces que las que te harán el camino más pesado son las más cercanas y las que lo facilitarán son muchas veces desconocidos, y es aquí donde se hace difícil seleccionar.

Las personas que facilitan el camino suelen ser personas que creen en ti, en tus talentos, te corrigen con amor, te amarán sin condiciones, te apoyan y estimulan. Son personas con las que a veces ni hablas continuamente, ni se ven a menudo; simplemente están de una forma u otra. Por otro lado, están las que asfixian, las que drenan y te absorben toda la energía; te quieren pero solo con condiciones. Se molestan por tonterías, hacen comentarios mal intencionados y siempre le están buscando el error a las cosas. Son las que tienen un problema para cada solución.

Dicen que elegir entre lo bueno y lo mejor es complicado, pero más complicado aún es elegir entre tú bienestar y el de las personas que te apoyan o el de las personas que no te apoyan, pero a quienes también amas. Una buena opción es dialogar y expresar tú sentir, pero ¿qué haces si el dialogar una y otra vez no resuelve nada? Todo se pone muy complicado cuando hay que tomar distancia de esas personas cercanas con actitudes que te hacen daño.  La realidad es que alguien siempre va a salir herido, pero ¿cómo hacerlo, valdrá la pena? ¿dejas que te sigan hiriendo o hieres? Son preguntas muy difíciles cuando en realidad no quieres herir a nadie, pero quieres ser feliz y evitar tanto drama.

Hay personas que simplemente viven con culpas y con frustraciones que no han superado. Tal vez, ven en ti una amenaza, lo que siempre quisieron ser o sencillamente no son felices. Es imposible cargar con personas que se alimentan del drama a diario. Personas que no tienen sueños y que por ende no entenderán los tuyos. Personas que se creen tan perfectas que viven juzgando las decisiones de todo el mundo. Por más que ames a ese tipo de persona hay que desligarse y desintoxicarse de ellas.

Este paso traerá dolor a ambas partes porque traerá consecuencias que si son enfrentadas como adulto, te harán crecer aún más. Traerá reclamos, indiferencias y hasta venganza de parte de quienes no aceptarán tu decisión, pero hay que ser firmes. Poco a poco verán que estableciste límites y no tendrán otra opción que resignarse y aceptarlos.

Tomar distancia no significa dejar de amar, dejar de ser tú y vivir enajenado; aunque eso sea lo que entiendan los que no la aceptarán. Es más bien evitar pleitos de gente que no admite ni comprende diferencias, es desintoxicarse del drama. No hay nada más satisfactorio que amar, vivir en paz contigo mismo y sentirte libre.

One thought on “Crecer duele

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s